viernes, 22 de marzo de 2013

La mariquita. Cuento en valores






Había una vez una mariquita que estaba empeñada en ver salir el sol cada mañana, así que un día le pidió a su mamá que la despertase muy, pero muy temprano, para estar en la copa del árbol y así poder ver los primeros rayitos de sol. 









 Esa mañana su mamá corrió a despertarla y 
por más que lo intentó no lo consiguió.  Triste se quedó... por lo cual su mamá le dijo: tienes que estar pendiente del canto del gallo, al oír el Kikiriquiii debes levantarte de la cama.








Y efectivamente, a la mañana siguiente el gallo cantó, Kikiriquiiii, y volvió a cantar, Kikiriquiiii, y la mariquita se despertó, corrió corrió y corrió,  se lavo la carita, los dientes, se tomó su vasito de leche y galletas y se subió a la copa del árbol y allí esperó, esperó y esperó hasta que empezó a ver una pequeña luz que salía detrás de las montañas,










y la mariquita se quedó asombrada de lo hermoso que era ver salir el sol y una lagrimita cayó por su carita de la emoción que le dio.  


Al rato pasaron sus amigos, la mariposa y el saltamontes y ellos le preguntaron: 

                                




Mariquita, ¿que hacéis tan temprano en la copa del árbol? y la mariquita les contó. Sus amigos quedaron tan motivados, que le pidieron a la mariquita si la podían acompañar al día siguiente y efectivamente así fue.  El gallo cantó con su alegre Kikiriki y el ritual continuó, se lavaron la carita, se cepillaron los dientes, se tomaron su vasito de leche y se subieron a la copa del árbol y una vez allí juntitos esperaron a que el sol empezase a salir y se prometieron que siempre lo repetirían como símbolo de su hermosa amistad.





Y colorín colorado... este cuento se ha acabado.



2 comentarios: